Desde pequeños se nos enseña a comer bien para combatir el sobrepeso y la obesidad que aqueja a gran parte de la población mundial. Sin embargo, este tema se hacen aún más relevante cuando se trata de personas en una edad avanzada: nuestro queridos adultos mayores.

Desde pequeños se nos enseña a comer bien para combatir el sobrepeso y la obesidad que aqueja a gran parte de la población mundial. Sin embargo, este tema se hacen aún más relevante cuando se trata de personas en una edad avanzada: nuestro queridos adultos mayores. En Salud en Tu Hogar sabemos de lo vital que es la nutrición para ellos y así tener una buena calidad de vida, libre de problemas físicos y cognitivos. Esto, porque existen estudios epidemiológicos que ligan a la alimentación y otros factores con ciertas enfermedades crónicas, como las cardiovasculares, neurodegenerativas, cáncer, osteoporosis, entre otras.

Así, distintos problemas de salud de la tercera edad pueden verse favorecidos con una adecuada y correcta intervención en sus hábitos nutricionales, lo que conlleva a una buena recuperación de su organismo y mejorar y aumentar su esperanza de vida. Obviamente, cualquier intervención de este tipo debe adecuarse a la situación de un anciano en particular y evaluarse de manera periódica, para comprobar su tolerancia.

10 consejos para una buena alimentación

Realiza una correcta elección de alimentos en los locales comerciales. Es muy importante también cuidar y resguardar su manipulación y conservación en el hogar.
Hay que asegurarse de consumir la energía calórica adecuada, para de esta forma mantener el peso ideal y para que sirva como un vehículo de nutrientes. Debe tener claro que las dietas restringidas en calorías no cubren todos los requerimientos de una buena alimentación.
Lo óptimo es hacer cuatro comidas diarias. En el caso de la pérdida de apetito por parte del adulto mayor, entonces se recomienda aumentar a seis comidas, pero ingiriendo menores cantidades.
Es fundamental comer con moderación e incluir alimentos variados en cada comida.
Es importante consumir frutas y verduras todos los días.
Para el consumo de lácteos, se recomienda los descremados. Lo ideal es hacerlo todos los días.
Es bueno consumir carnes rojas y blancas. Es vital que antes de cocinarlas se le retire la grasa visible.
Una de las cosas que se deben evitar en su alimentación son los salteados y las frituras. Además, es bueno moderar el consumo de sal y azúcar.
Hay que estar preocupados por la ingesta de líquidos, tomando agua potable durante todo el día. Sucede que con el envejecimiento, hay cambios en el balance hidro.electrolítico y el agua presente en nuestro organismo, tiende a disminuir.
Por último, es bueno y aconsejable cuidar la dentadura y la higiene bucal. Si fuma, entonces déjelo, pues es un muy mal hábito, sobre todo en esta etapa de la vida.